Buscar

Sonrisas amor y desamor

Diario de una romántica empedernida

“el amor no es otra cosa que una coincidencia, eso es todo lo que cualquier cosa siempre es, nada más que una coincidencia”

Foto 21-6-16 21 19 38

¿Cómo puede llegar una persona a jugar con los sentimientos de otra? Cuando somos niños, nos explican que ante todo no hay que ser malas personas, que hay que dialogar, hacer amigos, tener corazón…. Como diría mi madre, ja! Pues hay ciertas personas que ese día no debieron de ir a clase.

Que mejor forma de tratar el amor en una pareja que comparándola con las cuatro estaciones. Sí, son  esas fantásticas estaciones que nos demuestran y nos hacen vivir sensaciones diferentes.

La primavera es esa estación en lo que ya sea por el tiempo o porque los cerezos estén en flor o porque vemos las ardillas en el parque, se respira un aire diferente. Lo ves todo de color de rosa, crees que has encontrado a la pareja ideal que siempre has estado buscando, la persona que hace levantarte todos los días con la típica cara del que feliz soy. Donde no se oye otra cosa que un te quiero o eres lo que estaba buscando o un buenos días princesa o eres lo mejor que me ha pasado. Donde solo hay sonrisas, besos, caricias… Es esa etapa en la que sientes que la mariposa que tienes en el estómago comienza a volar.

El verano es la etapa en la que se descubren los amantes. En la que necesitas sentirte deseado por esa persona, en la que pruebas su piel y sientes que cada vez que estas con él o ella comprendes que sois uno. Observas su cara, su pecho, su espalda y te das cuenta de cómo has estado tanto tiempo sol@ sin saber que fuera había alguien esperándote. El calor del verano es, sin duda alguna, el calor que desprende la pareja en el sexo, porque éste se considera el acto de mayor plenitud en el amor, o debería ser considerado así no solo un acto para satisfacer las necesidades sin saber que siente la otra persona.

El otoño es donde empiezas a sentir que tu sueño de ser una pareja diferente, que rompe, se desploma. Cada vez que se cae una hoja es como sentir que ese castillo de felicidad que te habías imaginado se destruye. Una hoja son los besos que te daba al verte; otra hoja son los abrazos cuando te sentías mal; otra hoja son las palabras bonitas y las ilusiones que te dedicaba… Cuando sientes que el árbol se ha quedado sin hojas es como cuando estas enfrente de esa persona a la que considerabas tu Romeo o tu Julieta, tu Beatriz o tu Dante y ves que todo lo que estabas sintiendo se pierde, que el calor da paso al frío.

EL invierno es la personalización del final, de que el camino ha llegado a su fin. Tienes esa sensación de que los besos te enfrían en vez de darte calor, que sus palabras son dichas por mero compromiso y lo más importante, al mirar sus ojos, que una vez te miraban con ternura trasmitiendo pasión, no ves nada, simplemente una persona desconocida . Quizás fue un invierno natural que tenía que llegar o un invierno inventado por las personas al necesitar de otro cuerpo para tener calor. Y es cuando vemos lo que no queríamos reconocer: que has vivido en una fantasía, que el río de emociones vividas se convierte en hielo que al tocarlo quema, que simplemente esa mariposa, que revoloteaba como una niña a la que le regalan un peluche, ha muerto.

Y bueno, se acaba este sueño llamado amor. Pero lo que no sabemos es que tenemos dos opciones: volver a perseguirlo pensando que en algún momento nos estancaremos en la primavera o el verano; o la opción que por desgracia elegimos muchos: seguir dando vueltas a por qué llego el invierno tan pronto y a echarnos las culpas de no haber sido lo suficientemente buenos.

No sé si es verdad eso de que las personas somos jugadores y el amor  una simple carta. Quizás haya jugadores que sepan utilizar de forma maligna esta carta y quizás haya otros que no sepamos sacarle partido o beneficio, que pensemos que todos somos unos jugadores inexpertos que intentamos buscar a un jugador para crear la partida y la pareja perfecta. Esos jugadores que si vemos mal a otros tratamos de ayudarles, haciéndoles saber que somos iguales, que a pesar de poder arruinarnos hacemos lo que sea para verlos felices. Pero sin darse cuenta, estos jugadores están convirtiéndonos en unos buenos rivales con los que algún día  nos volveremos a enfrentar  y serán vencidos. Lo que tendremos que hacer es darles las gracias por ayudarnos a ver que el mundo está lleno de gente como ellos, que lo único que les importa es seguir arruinando a esa carta que un día les jugará una mala pasada.

Relacionamos la idea del amor con la de la pareja, pero hay amor más allá de tener pareja o no. Amor es lo que siente una mujer hacia su hijo cuando lo coge por primera vez en brazos, lo que siente un niño del tercer mundo cuando recibe agua y comida, lo que siente un abuelo y una abuela hacia su nieta. En general el amor es lo que hace que las personas seamos de una manera u otra. No hay que permitir que una mini función de éste nos arruine, nos vuelva personas rancias. El amor está por encima de todo. Siéntelo cuando tu madre te dice te quiero y te ayuda cuando lo necesitas, siéntelo cuando tus amigas te dan su apoyo y hacen todo lo posible para que estés feliz, siéntelo en todo el mundo.

El amor es la sonrisa de la vida, no hay que permitir que nadie ni nada lo vuelva triste. Y sí, hay que confiar en el amor de un padre, de una madre, de un hermano, hermana, primo, sobrino…. Y como recapacita Tom en la película de 500 days of summer:

El amor no es otra cosa que una coincidencia, eso es todo lo que cualquier cosa siempre es, nada más que una coincidencia

Hoy puede ser el día…

Hoy es de esos días en los que me he despertado sonriendo sin motivo alguno porque no. Obviamos que necesitamos menos músculos para 🙂 que para 😡  , no hay que dar demasiadas vueltas a las cosas, lo sencillo suele ser la mejor solución. Porque como una vez me dijeron unas grandes personas, una sonrisa enriquece a quien la ofrece.

Y pensareis que es muy fácil decirlo pero difícil hacerlo, y ahora es cuando os respondo que lo realmente difícil no es llegar a la felicidad sino mantenerse. Momentos difíciles siempre tendremos, es ley de vida, así que no desaproveches ese mínimo rayo de luz por muy mínimo que sea y reluce.

29_film2_mamma_miaNo llegamos a esa felicidad porqué dudamos y primero hay que ver que es lo que le hace feliz a uno mismo.

Por ejemplo, me encanta que mis amigas siempre estén sonriendo y si para ello tengo que hacer el tonto pues lo hago porque lo que me importa es que sean capaces de por un momento olvidarse de eso malo y pensar aún en estos momentos soy capaz de :). No siempre funciona pero lo importante es intentarlo.

Por eso hoy es un buen día para que te levantes, pongas la música a tope (si puede ser Tina Turner pues mejor que mejor ) y bailes, saltes, rías, llores, cantes, desafines, imites… y que lo intentes que el miedo no pueda contigo. Y ya de paso vas haciendo deporte para ir bajando ya el roscón de reyes 😉

Lucha de gigantes

Nuestra vida es la lucha constante entre le cerebro y el corazón.  Una lucha de gigantes

Podríamos darles forma. El cerebro sería una persona sensata, “madura”, que no tiene ganas de sufrir, el corazón se convertiría en una persona alocada, inmadura, que sabe que sufrirá pero que no le importa, prefiere correr riesgos.

Esa lucha de gigantes es una elección de caminos separados. Mientras uno quiere seguir una ruta sin obstáculos, cuya meta no sea dañina el otro prefiere correr riesgos y elegir una ruta menos segura, peligrosa, cuya meta desconoce pero que puede ser su premio gordo.

Lo que estos dos gigantes piensan es que uno debe ceder y no saben cuál es el momento adecuado porque su causa es la misma, protegerte. El problema no es otro que equilibrarse, es una guerra constante por el bien.

Cuando algo sale mal se culpan. El corazón le grita al cerebro por qué eres tan rígido y el cerebro culpa al corazón de ser un jugador débil.

Sin embargo, el verdadero problema es que en eso consiste el amor, en un juego perverso entre el cerebro y el corazón. Esa energía que desprenden es su fuente de energía. Y a veces se nos va de las manos y provoca que el amor se vuelva tan avaricioso que termina convirtiéndose en alguien distinto, en desilusión, en desamor.

Otro príncipe azul que se convierte en sapo

Soy una alocada del amor, así me va…. Creo que soy la única o de las pocas personas en la faz de la Tierra que tropieza y tropieza y vuelve a tropezar y ahh si, vuelve a tropezar y no aprendo… Mi cerebro no se lleva bien con mi corazón, además creo que se ha ido de vacaciones o se ha pedido una excedencia por agotamiento o no sé, pero aquí en mi cabeza no está, me ha abandonado. Solo me queda un corazón alocado.

La-cenicienta-cuento-infantil-que-idealiza-tanto-al-hombre-como-a-la-mujer.-Fuente-Disney Y porqué digo todo esto, porque los pequeños detalles importan, a mí por lo menos mucho. No me refiero a detallitos como un ramo de rosas todos los días o cada dos días una sorpresa, no me importaría pero no me parece necesario. Me refiero a la PALABRA. Me encanta cuando un hombre dice y dice y vuelve a decir promesas, acciones, te quiero, te extraño, tengo ganas de verte… Yo los llamo “el chiste malo del día”, te hacen reír porque sabes que no los va a cumplir o que cumplirá uno y dale gracias, pero por otra parte quieres escucharlo solo porque necesitas sentir que no eres una tonta por creértelo. Por favor seamos realistas,seguramente hay un 5% de hombres, puede que más pero como yo no los conozco no cuentan, que son fieles cumplidores de lo que dicen. Pero el otro 95% bueno pues son eso hombres.

Alguno se excusará diciendo te quiero pero no te quiero, que a la traducción según el diccionario hombre- mujer es me ha encantado pero nena no quiero más, solo enamorarte sin querer darme cuenta y despedirme como todo un romántico para quedar bien. No eres tú soy yo que no estoy preparado para tanta emoción…. Adiós

Aquí llega el príncipe de nuestros sueños
Aquí llega el príncipe de nuestros sueños

La culpa de este choque con la realidad lo tiene Disney, sí porque por sus películas nos hemos estado siempre imaginando al príncipe azul guapo (esto es relativo), simpático, amable,cariñoso,gracioso, un cielo… Y realmente sucede eso te enamoras, y como no, rápidamente le subes a un altar y lo adoras como ohhh gracias tú ser perfecto por quererme que suerte tengo. Y llega un día en el que te despiertas y dices mierda otro príncipe que se ha convertido en un sapo.

Y todo eso es lo que piensas cuando solo conoces hombres de ese 95%, pero siempre siempre siempre hay uno del 5% esperándonos. SIEMPRE. Y si tienes el placer de encontrarlo entonces y sólo entonces empiezas a pensar de otra manera, tal vez el príncipe azul se lo quede Bella o Blancanieves, pero yo me quedo contigo que serás el culpable de mis locuras, mi hombro en el que llorar cuando este triste, el que no pare de sacarme una sonrisa todo el tiempo pese a que …..Y no me olvido de ti corazón que has pasado de ser un alocado a ser un mar en calma.

En este caso es al contrario, como una mujer deja a un hombre. Recomiendo mucho la película No eres tu, soy yo. La verdad es que una simple frase de explicación y a su vez de limpiarse las manos puede hacer tanto daño, como pasamos de pensar que es el amor de nuestra vida a quiero morir empachado por comer tanto helado de chocolate.

“Puedes huir, pero no esconderte”

Quizás tengamos recuerdos que nos hagan tanto daño que necesitemos olvidar. Alguna vez nos hacían ver el mundo con otros ojos, otras perspectivas. Sin embargo es el mundo ahora el que no para de recordarnos lo equivocados que estábamos.

Los peores enemigos que tenemos somos nosotros mismos. Somos los únicos que realmente nos podemos hacer daño. Podemos hacernos daño recordando momentos que pudieron ser los causantes de nuestra infelicidad reciente o podemos hacernos daño olvidando los momentos que pudieron ser los causantes de nuestra felicidad pasada.

images

Quién es el que pone las etiquetas de bueno o malo, quién es el que decide que lo pasado siempre es malo. El mejor recurso que poseemos las personas es huir, escapar de lo que alguna vez hemos vivido. Encontramos que es la mejor solución para poder seguir nuestro camino. Pero lo que olvidamos es que aunque intentemos huir siempre volveremos al mismo punto de partida.

Los seres humanos no somos máquinas que podamos hacer todo lo que deseemos y bien. Por suerte para algunos o desgracia para otros tenemos  un cerebro que a veces nos castiga recordando y , y otras veces nos perdona escondiendo. Tenemos un corazón que siempre contradice al cerebro y que provoca actidudes extrañas.

Quizás pensamos que cuando huimos dejaremos de ser perseguidos por los recuerdos. Pero huir no es esconderse, siempre estarán ahí día tras día. Pensemos en positivos, aunque hemos sufrido no olvidemos, no usemos  la salida más fácil. Pensemos que lo vivido nos ha servido para quizás  ser mejor amante o quizás  ser persona. Y si no solo piensa que todos nos confundimos, que no es malo. El olvido no nos soluciona las cosas, simplemente deja un vacío que nada ni nadie va a poder rellenar más.

Locuras inmaduras

La vida no es otra cosa que un círculo vicioso. No somos originales de crearnos otra totalmente diferente, que nos lleve a emociones y mundos diferentes. Veamos a esas personas que siempre buscan lo mismo que viven en la monotonía.

Caer en la rutina es la solución que dan muchos a un problema no muy difícil de superar. No me refiero solo al ámbito en pareja, sino a la vida en sí. Cuando una persona cae en la espiral de hacer siempre lo mismo un día y otro y otro se vuelve como decirlo gris?, apagado?. Donde esta ese gusanillo que te anima hacer locuras que nunca te habías atrevido hacer.

Pero en este momento alguien estará pensando buah, menuda inmadurez. Lo mejor es que estas pequeñas locuras nos hacen mantener el niño dentro de nosotros. No digo que no haya que tener seriedad, educación, saber estar… bla bla bla!!

Gente que ha perdido casi la expresión de la cara por la seriedad. Soñar no cuesta dinero, yo diría que a más de uno y una nos deberían pagar por ellos, pero hoy en día suficiente es que no tengamos un impuesto por los sueños!!!

Yo les digo esas personas que no se salen del cuadro, que intentan ser perfectas pero que solo aparentan serlo, que necesitamos cometerlas que la realidad no debería ser sinónimo de perfección y que ni mucho menos lo es.

Yo les digo a las personas que sueñan mucho pero no se atreven, que son como los pajarillos que tienen miedo de empezar a volar por primera vez. Tenéis dos opciones: ser valientes y lanzaros al mundo o cohibiros y no disfrutar por miedo… Unos elegiréis bien y os lanzareis a la aventura, y otros en cambio preferís vivir bajo algo inexistente.

Yo les digo a los que tienen como vida una ventura que disfruten por todos, es de los pocos casos que deben ser egoístas y disfrutar lo que otros no quieran, no que no puedan.

Nosotros somos los que elegimos una aventura o simplemente un día gris. La vida da muchos golpes pero lo que debemos hacer es superarlos, porque la mayor aventura es poder con esos problemas y ver que somos capaces de mucho. Unas veces estaremos solos y otras acompañados pero siempre, siempre debemos de cometer locuras inmaduras.

Errores que no significan nada

Sin darnos cuenta la vida pasa y nos fijamos en esos detalles que no valen la pena, mientras aquellos que si tienen su importancia, por muy pequeños que sean, les damos la espalda.

Errores cometemos todos y todos los días. Ahora bien, hay errores y errores. Tenemos por un lado los errores  que cometemos sin darnos cuenta, cuando ponemos todo en nuestro empeño para que salga bien todo. Y por otro los que cometemos tras realizar una mala acción como puede ser hacer daño a una persona.

Nos dicen y dicen y dicen que de los errores se aprende. Pero, ¿ en el amor también?. Es curioso como creemos que no nos equivocamos, que todo el mundo se confunde menos nosotros. El amor se podría decir que es el principal error al que nadie sabe poner un solución o resolverlo de alguna otra manera. Y con esto no digo que el amor es lo mejor que nos puede pasar, me refiero a que tenemos que ser capaces de controlarlo porque en cuanto se nos escape de las manos, aunque sea por muy poquito, empezaremos a cometer los peores errores del mundo.

El reconocer un error es un gran paso. Todos tenemos un orgullo, unos mas que otros, que no nos gusta que nos pisoteen. Tendríamos que recapacitar para deducir que de los errores podemos sacar moralejas y futuras acciones ante situaciones similares, pero que podemos sacar del orgullo…. Pues nada, hacer un uso excesivo del orgullo lo único que no va a hacer es vivir en el error constante.

Por esos errores que creemos que no significan nada, a los que no dedicamos ni un segundo de nuestra agitada vida para mejorar. Esos errores que son como una gota que poco a poco van llenando un vaso de agua hasta que ya no tiene mas capacidad y rebosa. Lo mejor de todo es que nos culpamos mas cuando cometemos un error sin darnos cuenta, que cuando es un error provocado, y esto es muy curioso.

Los errores no son monstruos que aparezcan en sueños y no nos dejen dormir si sabemos manejarlos. Cometer errores no es un delito, el delito es no aprender de ellos y volver siempre al mismo punto de partida aún sabiendo que nos hace daño. Sin duda el mayor error de los humanos es no reconocer que no somos perfectos, que tenemos nuestros bajones, que nos enamoramos cuando no debemos y de quién no debemos, que nos confundimos…

La nueva infancia

Me encantan los niños, pero no los niños que solo saben dar guerra, esos no. Me gustan esos niños que juegan con los muñecos, esos niños que dicen hola con cara de angelitos, esos niños que cuando descubren algo nuevo abren los ojos como platos y se sienten lo más…

Me quedé sorprendida por como desde pequeñitos viven con la tecnología. Ayer por ejemplo,  estaba en un restaurante y había tres nenes, un niño y dos niñas y al fijarte en como jugaban podías ver que eran unos pequeños adultos. Tenían un móvil de juguete y cuando se acercaron a mí les presté el mio, que desde luego no es de juguete, y empezaron a hacerme fotos. Lo más impactante es que apenas tenían unos 3 añitos y eran capaces de acercar y alejar las fotos, de pasarlas…. Y cuando creía que había visto todo, el niño dijo “alaaaaa los caramelos” y entonces se puso a jugar el solo a ese famosos juego.

Con esto lo que quiero decir es que considero que la infancia no debía de ser invadida por la tecnología. Un niño debería de estar jugando con otros niños, con muñecos, al fútbol, a mamas y a papas…. Pero sin embargo, los parques están mas vacíos porque cambian tirarte por el tobogán, que para mí era lo mejor, por estar jugando a las maquinitas o al ordenador. Fijémonos en un niño que no tiene tecnología, es feliz pese a no tener un móvil y saca una sonrisa porque se conforma con tener un muñequito.

Niños hemos sido todos, no tenemos que hacerles adultos. En cada una de las etapas hay que vivir lo que toque. No es bueno que no se deje de ser un niño nunca porque al final la realidad nos comerá, pero tampoco es bueno dejar de ser un niño muy pronto para convertirte en un adulto porque no sabrás valorar momentos y cosas que nunca más van a volver a suceder.

Los niños son las personitas más inocentes que hay y es la época adecuada para que nos les mostremos la mierda de mundo en la que vivimos y sean capaces de montarse un mundo paralelo. Son los que sin saberlo nos aportan esa felicidad que necesitamos. Sino pensar esos padres que ven a sus hijos y se les iluminan los ojos o esos abuelos que viven una nueva juventud cuando están con los nietos. Simplemente ponerte a jugar con uno te hace sacar una sonrisa.

Y como dijo una vez Kennedy:

Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro

El Anti-San Valentín

Pese a que hoy es  San Valentín, hay que recordar que el amor tiene su antagonista, el desamor y por eso hoy es Anti- San Valentín.

Cuanto te enamoras piensas que estás en una nube de la cual no quieres bajar en mucho tiempo. Me refiero a que piensas que la otra persona siente lo mismo por ti porque te cuida, te mima, te da amor. Y ahí está el problema que no nos paramos a pensar que tal vez lo hace con el propósito de conseguir algo o  simplemente por diversión.

Por estas cosas digo que el amor es una mierda. ¿Cómo es posible que veas a una persona totalmente enamorada y seas capaz de jugar con ella? Realmente no se de que me extraño si hay gente para todo, hay gente que parece feliz al ver a otras personas sufrir. En serio, todos o mejor dicho todas cuando somos pequeñas pensamos que todo el mundo es romántico, que la vida es un cuento de princesas y príncipes azules. Puede que exista tu príncipe, pero también existen otras princesas, brujas, brujos, príncipes avariciosos…

Parece que hablo desde el rencor, y no digo que no quizás un poco, pero lo que no entiendo es la capacidad de algunos seres humanos en usar el amor como simple as para conseguir añadirse algo más a una lista o presumir, sí tal vez eso presumir.

No digo que quiera un mundo de hadas perfecto, pero sí una realidad en la que las personas no hiciesen daño,donde habría primeros amores, crisis, rupturas, bodas, divorcios… Porque aunque el amor parezca algo débil es como un árbol al que poco a poco vas envenenando y al final se queda seco. Va a llegar un punto en el que te des cuenta de lo que estas haciendo y quieras solucionarlo. No podrás y estarás recogiendo todo lo que has sembrado.

No hay que jugar con el amor ni con el corazón de las personas. ¿ Cuál es el resultado pues  de hacer daño a una persona ilusa que no tenía culpa alguna de enamorarse de un personaje que no merecía la pena? El resultado no es otro que la aparición de una persona que seguramente le cueste mucho volver a confiar en alguien. Lo más probable es que se amargue maldiciendo porque fue tan débil y quiera estar solo toda la vida.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑